Letras Vendaval :: Web oficial

Letras - "Arba'a"

Arba'a

ARBA'A

Música: Vendaval

Volver a discografía

EL CONDENADO

Siente la sangre fluir,
en tus venas emergiendo.
Una tensión incontrolada
que les hace enloquecer.

Sin salida.

Estribillo:
Y cuanto la mentira se hace hombre
la ansiedad se convierte en un instante
y llegó el momento inesperado
de que el cielo abrace al condenado.

Escalofríos y miedo
ponen el alma en un puño.
Sensaciones encerradas
en los muros del silencio.

Estribillo

Abrazar el cielo del condenado.
Las horas se hacen eternas,
el tiempo se está pasando.
Nada de esto sucede,
¿es un sueño o está pasando?

Estribillo (bis)

Música y letra: Txema Trinidad y Santería

Volver a discografía

MI COMPASIÓN

Hace ya algún tiempo
que no estas aquí,
han cambiado cosas,
he vuelto a sonreír.

Conseguí escapar de la mediocridad,
de las noches en vela, de la soledad,
de escuchar los lamentos de gatas en celo
y de trasnochar.

Puede que las cosas vayan a peor,
pero la distancia y el paso del tiempo
serán lo mejor.

Estribillo:
Conseguir mi perdón,
suplicando de rodillas
mi compasión.
No servirá,
no es un sentimiento real.
Solo puedo sentir
escuchando los latidos
de mi corazón,
sin pensar
mil razones para amar
sin olvidar.

Llueve y se hace tarde,
tengo que salir.
Suena una llamada.
Debo decidir
si apostar sin mirar
al color ganador
o aferrarme a promesas de poco valor,
si apostar mis sonrisas, ganar tus desdichas
llamándolo amor.

Vivo de ideales que al anochecer
pierden su sentido y nacen con fuerza
cada amanecer.

Estribillo

Son días nubosos
para ver el sol.
Sóplale a la luna,
su luz y su guía
serán lo mejor.

Estribillo

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

TRAS EL DIVÁN

Escuchar en silencio y estar
conforme con el lado opuesto.
Sonreír hacia dentro y mentir,
todo sarcasmo es bueno.

Te inundo en un mar de cristal,
disfruta tus estigmas
y tu dulce despertar.

Estribillo:
Hoy tu talento, ¿dónde estará?
Brilla su ausencia y en su lugar
vendes cortinas de humo y estás
siempre a la sombra tras el diván
de los demás.
¡Yeah!

Ya aprendí a vivir sin amar,
a no echar de menos, a no llorar.
Soltar amarras sin mirar hacia atrás,
hay muchas playas donde varar.

Aún quedan mares que surcar,
levar las anclas del tiempo
y hacia el futuro avanzar.

Estribillo

Soy la luz en tu oscuridad,
resplandor tenebroso que nunca supiste imitar.
Lo que nunca alcanzaras,
ese sueño imposible de estar por encima será
la ruina de tu creación.
Tu sueño hipotecado por un final de canción.

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

BUSCANDO UNA SEÑAL

Comienza el texto con la sangre y el dolor,
con la alegría que te da la sin razón.
Alimentas el tiempo con temores inciertos,
con destellos de amor,
con las cartas perdidas,
con la espada en el pecho de otro corazón.

Frases grabadas en el fuego aún están
marcando labios que saben a libertad.
Ese turbio silencio que calla y otorga,
que acusa y perdona.
Tu lenguaje de signos
desata un torrente de imaginación.

Yo soy el mismo que siempre te encontrarás,
otro rostro, otro tiempo, otro lugar.
El lado oscuro que te impide avanzar,
la razón de tu doble moralidad.

Estribillo:
(Siénteme, escúchame, ámame o déjame.
Búscame, persígueme, ódiame y bésame otra vez.)

Por el tiempo viajarás
en busca de una señal.
El sol brilla para ti,
su luz te traerá hasta aquí.
Tras algún tiempo

aprendiste a sonreír
a ese vacío que se abraza a tu existir.
Y mirando hacia el cielo
descubres un sueño por el que vivir.
Y la noche te acuna
mientras la mañana te vuelve a mentir.

Yo soy el mismo que siempre te encontrarás,
otro rostro, otro tiempo, otro lugar.
El lado oscuro que te impide avanzar,
la razón de tu doble moralidad.

Estribillo

Cuando destierras el alma
destilas recuerdos añejos,
que ya pintan los lienzos secretos,
que reflejarán versos muertos
que no nacerán, no.

Estribillo (bis)

Música: Nathan Cifuentes
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

DE CORAZÓN

Sé que no es el momento para sonreír,
la vida ha dado mil vueltas, qué puedo decir.

Necesito un descanso, un claro, un remanso,
un alto en el camino que me haga pensar
las cosas que nos hicimos, que juntos vivimos,
que se resumen en un "no quiero verte jamás".

Cruce de miradas, late el corazón.
Finjo no ver nada o doy rienda suelta a la pasión.

Estribillo:
Perderse en la noche,
dejarse llevar.
Los cinco sentidos
parecen gritar.
Un beso inmortal
en tu habitación,
volver a sentirte
de corazón.

Y otra vez me arrepiento, jurando esta vez
que ha sido el último intento de estar en tu red.

He perdido mi espacio, me ahogaste despacio,
me has devuelto a la vida y quiero correr.
Pero algo ata mis pasos y observo sentado.
Aquí en esta estación pierdo mi último tren.

Cruce de miradas, late el corazón.
Finjo no ver nada o doy rienda suelta a la pasión.

Estribillo

Óyeme,
ya no sigo tus pasos.
Mírame,
hoy por última vez.
Ódiame,
alimenta el veneno que ayer
me hizo el polvo morder.

Estribillo

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

ETERNAMENTE

Anoche, por fin sucedió lo pactado.
Mis ritos y plegarias fueron escuchados.
Se alimentó de mi sangre
y el don oscuro me fue otorgado.

Vómitos y convulsiones
me invadían lentamente,
la luz del sol se apagaba para siempre.
Fundiéndose entre lamentos
la vida se iba, se escapaba de mi cuerpo.

Estribillo:
Eternamente seré.
Eternamente viviré.
Eternamente mataré.

Hoy la oscuridad se encendió ante mis ojos,
mis oídos escuchaban el vacío
y mi mente se crecía sin descanso.

Estribillo

Ya no siento frío,
solo siento dolor
y esa sed de sangre
corroe mi interior.

Estribillo (bis)

Música y letra: Txema Trinidad y Santería

Volver a discografía

PRISIONERO

He nacido hace tiempo
entre asfalto, ruido y polución.
He vivido entre las sombras,
te he llegado al corazón.

No aprendí en ninguna escuela,
dominé el arte de la confusión.
Condenado de por vida
a vivir la noche y a no ver el sol.

Estribillo:
Prisionero
de una cárcel de hormigón.
Regreso de nuevo a casa
deslumbrado por el sol.
Caminando
como rata de ciudad,
regreso de nuevo a casa,
es hora de descansar.

Ya desde pequeño aprendí la canción
de los perdedores, de los sin perdón.
No fui marioneta, no quise jugar,
prendí fuego a los hilos y quise volar.
Me adentré en el juego de la perversión,
de las noches cargadas de vicio y pasión.
Noches itinerantes de usar y tirar,
estrías y rímel en el corazón.

Estribillo

Amanece otro día de turbio calor,
el espejo me pide al fin compasión,
nada que un café no pueda curar,
maquillaje en el alma y vuelta a empezar
.
Son tiempos extraños, ya no se ve el sol,
las conciencias se venden al mejor postor.
Soy un alma libre que intenta llevar
un bonito recuerdo en el paladar.

Trataré de engañarte una vez o dos,
contaré mil mentiras llamándolo amor,
dejaré que amanezcas conmigo una vez,
saldré por la puerta y no volveré.

Estribillo (bis)

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

MAR ADENTRO

Quiero escribirte estas líneas,
son las últimas que te escribiré,
varado en un banco a la luna
en el puerto donde comencé
a forjar una vida solitaria.
En la mar he nacido y me crie.
He crecido y amado en cada puerto
y ahora muero soñando con volver.

Creciste sin saber mi paradero,
mil mentiras te contaron de mi ser.
Fuiste fruto de una noche en el puerto.
Hoy te escribo, pero nunca más lo haré

Estribillo:
Y gritar, y reír,
y brindar hasta el alba y partir
mar adentro, al sol de la mañana,
navegar y empezar a olvidar.

Si has maldecido mi suerte,
me has odiado con el corazón,
sé que nada puedo reprocharte
ni pretendo tampoco tu perdón.

Veinte años mirando hacia el puerto
esperando a un padre que no está.
Hoy te escribe desde su último viaje
del que nunca regresará.

Estribillo (bis)

Y al final descansar,
los pecados en tierra dejar.
Gran azul este es mi último viaje,
quiero perderme en tu inmensidad.

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

LAS ESQUINAS DEL TIEMPO

He dejado de ser
el reflejo lastrado de quien quise ser.
He pensado en amar,
ensuciarme las manos para terminar.

Dando palos a ojos ciegos,
marcas de agua que cubren mi piel.
Despertarse y volver a ver
la cama revuelta y vacía otra vez.

Me detuve un momento.
Puede que no nos volvamos a ver,
quizás en otro momento.
Creo que nunca te quise entender.

Estribillo:
Al alba las lágrimas se secarán.
El ruido, el silencio, nada aliviará.

Forjaste un escudo lleno de espinas
donde algunas rosas pudieran crecer.
Marchitas las flores, no puedes volver:

(A mirar, desterrar, despertar, comprender.)

a mirar el mundo a los ojos sin ver su dolor.
Dejar aquella inocencia y tu felicidad soñar.
El tiempo, verdugo de tu soledad.
Y ver que en sus esquinas no te puedes esconder.

Vista al frente al mirar,
la mirada rojiza de tanto llorar.
En los bolsos rencor
y en el rostro la marca de tanto dolor.

Estribillo (bis)

Música: Andy Flórez, Txema Trinidad y Nathan Cifuentes
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

TODO POR NADA

Un legado marchito perdido
en el tiempo y en otro lugar.
Un vestigio de gloria,
la miel en tus labios pudiste probar.
Esa imagen varada
entre la retina y el corazón.
Dando palos de ciego
avanzas sin rumbo y sin timón.

Navegar en contra del viento
que te hizo avanzar.
Nadas contracorriente
buscando un vestigio de autenticidad.

Estribillo:
Un paso más,
buscas un momento que está por llegar.
Dar todo por nada,
sembrando unos frutos que no nacerán.
Ni un paso atrás,
fiel a los principios que te hacen crecer.
Para arriesgar en la cuerda floja, en un salto sin red.

Cientos de horas perdidas
para comprender que el tiempo es cruel.
Te consume despacio,
castiga tu cuerpo y arruga tu piel.
Pero tu alma es un fénix
que nunca se cansa de renacer,
llama incandescente
que al alba ilumina y al anochecer.

Estribillo

Un derroche de fuerza
en contra del tiempo soñando estará.
Llama eterna ilumina de nuevo
la noche una vez más.

Estribillo (bis)

Música: Nathan Cifuentes
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

NO SENTIRÉ PENA POR TI

Naces para enmudecer,
condenado siempre a perder,
tu falso y cobarde silencio te ahoga y demuestra
que si no miras atrás,
si cierras los ojos sin más,
el miedo se torna ignorancia y te causa ceguera.

Y ciego vives sin mirar atrás,
compras besos y vendes amistad.
Un "te quiero", con trampa y sin cartón,
no será la solución.

Estribillo:
Si cierras los ojos,
el corazón siente
y te puede hacer sufrir,
no sentiré pena por ti.

Tus dardos cargados
no son suficiente
y contemplo espectador
la dulce pena del dolor.

Son mil batallas y sé
que la prisa no te hace vencer,
inocente esperas que el diablo pierda su paciencia.
La espera es larga y sin fe,
decides hablar otra vez
y tu boca te hace perder como siempre la guerra.

Y en silencio acaba de fumar
y el demonio se cansa de esperar,
solo has sido su pieza de ajedrez,
por la boca muere el pez.

Estribillo

Y en silencio acaba de fumar
y el demonio se cansa de esperar,
solo has sido su pieza de ajedrez,
por la boca muere el pez.

Estribillo (bis)

Música y letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

Letras - "Estigmas"

Estigmas

MARES DE CRISTAL

Muerto en vida ya mil veces,
mis sueños con sangre a pagar.
Las ilusiones de mi alma
con piedras intentan saciar.

He vivido el desengaño
de amigos que intentan estar
a la sombra de una nube
que el sol nunca eclipsará.

Y en sus rayos sus cenizas arderán,
son las llamas las que me hacen despertar.

He aprendido a caminar
en mares de cristal y fuego.
Mis pies no se van a cortar,
he aprendido a olvidar
a aquellos que quieren juzgar
y mi alma quieren condenar.

He fingido mi ignorancia,
mis ojos me delatarán
esquivando las miradas,
puñales dispuestos a dar.

Soy su diana pero nunca acertarán,
vendo mi alma pero no mi dignidad.

Música: Mario Herrero
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

PECADO INMORTAL

Hay un lugar en mis sueños,
un dulce exilio donde recorrer
los errores que los hombres pueden cometer.
Mi triste vida escrita en papel.

Sueño con almas en pena.
Libero sueños que no olvidaré.
Devorando tus pecados hoy encenderé
un nuevo hilo de luz y de fe.

Aquí estoy
esperando tu opinión.
Deseando que alguien me pueda alcanzar.
Aquí estoy
luchando contra Dios,
llevando mi pecado inmortal
un día más.

Soñé con ser el remedio,
la santa mano que otorgue el perdón.
Derramando sentimientos combatí el dolor
de mis recuerdos, yo fui redentor.

Hubo un tiempo
que vivía en libertad,
que las almas
lloraban soledad.

Tus mentiras
no me dejan dormir,
los errores hoy
los cometes por mí.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

EL REFLEJO

Hubo un tiempo
que soñé con encontrar
la luz que en las almas
se mostraba todo mi esplendor.

Ojos secos
por etílicos sueños de amor.
Pasa el tiempo
y aún recuerdo todo ese dolor.

Las miradas,
alboradas de problemas
que nunca encuentran
un lugar donde alojarse y sé

que los años
me han robado sonrisas por ser
como un niño
condenado a no envejecer.

Y me niego a perder
mi inocencia por verme crecer

Ser el espejo de quien quiere ser
el reflejo que las estaciones y el miedo
me hicieron perder.

Dar carpetazo al espejo y pensar
que la luna ilumina los pasos
que el tiempo aún quiere perder.

Mueren sueños
que renacen una y otra vez.
Caracolas
me hacen escuchar y sé

que espejismos
se diluyen ante mi papel.
Las sirenas
cantan fuerte y me hacen volver

a nacer otra vez,
repetir mi pecado tal vez.

No se pueden romper
mil espejos por ser
como no quieres ser.
No te puedes romper.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

MÍRAME

Cómo explicar lo que quiero contar,
cómo escribir sin llorar,
días ausentes en este lugar,
un café puede ayudar.

Hice de ti una necesidad.
Maldigo mi forma de amar,
son las paredes, me quieren ahogar.
Tumbado, mis brazos en cruz me abrazan y yo

soñaré con tus besos,
con las mentiras que no olvidaré,
dibujando tu cuerpo
sabiendo que no lo tendré.

Mírame,
recuerda que soy quien te ha visto crecer,
donde estés
las noches de invierno nos verán florecer.

Las estaciones se quedan atrás,
las noches me vuelven a amar
pero el rencor ya no me deja ver,
confundo odio con placer.

Muero en tu honor, cada noche otra vez,
al alba vuelvo a renacer.
Caen las mañanas, las tardes también
y cuando se oculta el sol yo me muero y sé

que amaré tu recuerdo
y cada noche contigo me iré
despertando del sueño
sabiendo que no lo tendré.

He sufrido con el tiempo
tu presencia irreal.
Condicionas cada beso
que la vida me ha de dar.
Enterraste con tu muerte
toda mi felicidad,
condenado a amarte en vida
no te puedo perdonar.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

ESTIGMAS

Nunca he pensado en qué escribir
ni he buscado inspiración,
las palabras salen solas
por mi desesperación.

He contado mil historias
que nunca podré olvidar.
Desamores, sentimientos
que pueden hacer llorar.

Pero nunca he conseguido
escribir sobre el amor,
mis canciones son estigmas,
melodías del rencor.

Las melodías despertar
el susurro de tu amor,
entendiendo entre la ira
el lamento del dolor.

Ocultando sentimientos,
derrochando mi pasión
bautizado con tus lágrimas
ahogué mi corazón.

Son los estigmas que el dolor
forjó a fuego en mi interior.
Grabada está en mi corazón
la melodía de nuestra canción.

Puedo sentir felicidad,
quiero amarte hasta el final
mas mis canciones llorarán
la pena eterna que quiero cantar.

Y en silencio has de esperar
y entre tus sueños desterrar
la esperanza de unos versos
con los que poder soñar.

Son los estigmas que solo el tiempo
forjó a fuego en mis adentros.
Siento felicidad, por siempre puedo amar
mas mis canciones no dejarán de llorar.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

DULCE DESPERTAR

Belleza dormira
dulzura y dolor
Cuánta vida escondes
cuánto amor.
Lo veo a través de tus ojos,
ventanas de un alma limpia
que el mundo rompió.

Repleto de historias
vacío el corazón
Cansado de ahogar sentimiento
las ruinas de un sueño perdido
que nunca llegó.

Al juntarse nuestros labios
las dudas se hicieron silencio.
Vaciando el alma
en cada beso, en cada gesto.

Fundidos en un solo cuerpo
mirándonos con miedo.
Dejando atrás los sueños
y soñar al despertar.

Quédate una vez más,
tan sólo esta noche junto a mí.
Que tus labios me abracen,
tu piel me desvele
tu cuerpo me vuelva a hacer sentir.
Una vez más,
una noche, una vida entera junto a ti.
Quiero ser la razón de tu vida,
tus noches, tus días,
tu dulce despertar.

Todos mis miedos grabados en hielo
se fundirán al calor de tu sol
Todo mi mundo estaba hecho pedazos
y he vuelto a la vida al caer en tus brazos.

Mentiras cobardes,
mil dudas, rencor.
Hoy las estaciones
lo pintan de amor.
Suspiros vestidos de negro.
Hundido despiertas de un sueño
que nunca ocurrió.

Música: Santiago Fernández,
Letra: Santiago Fernández y Txema Trinidad

Volver a discografía

TRISTE FINAL

Sin compasión
corazón que sufrió amando.
Triste final,
donde están hoy los sentimientos
que creíste eternos y ahora ves
que un adiós duele más que una traición.

Continuar,
noches llenas de ansiedad.
Y al despertar rostro triste, cuerpo sin alma
y ser esclavo de un anochecer,
de abrazar en silencio la soledad.

Miro atrás, mis recuerdos
me gritan tu nombre, me hunden aún más,
me impiden volver a soñar.

Dónde están tantos sueños
que me guardé, nunca te quise dar,
mueren conmigo en mi triste final.

Sueles gritar
contra el viento y esperar
que en tu latir
las campanas suenen con fuerza
y ver las hojas otra vez nacer
y escuchar susurros de felicidad.

Quizás algún día
la mar devolverá
la sal de tus lágrimas
y al alba reirás
Esbozando una sonrisa
tus heridas partirán
en busca de un sueño
al que despertar.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

NUNCA EN TI MORIRÁ

Despertar anclado en puerto extraño
y pensar que ese no es tu hogar.
Comprender que aquellos que quisiste una vez
con insultos quieren condenar.

A dejar de lado
a quien más te ha amado,
corazones rotos,
almas que curar.

Desterrar de un golpe los recuerdos
y olvidar no es tan fácil ¿cómo perdonar?
Ser y estar viendo el tiempo pasar,
ante tus ojos nada será igual.

Quien te dio la vida
no entendió que un día
alzaste tus alas
para al fin volar.

Y alcanzar con tus manos el cielo,
derrotando tus miedos
puedes al fin continuar
y sentir odio y resentimiento,
rabia por todo aquello
que nunca en ti morirá.

Encender un fuego de esperanza,
luz de sol, entre las nubes para iluminar
el sentir de mis ojos ciegos de impotencia
ante la huella de tu dignidad.

Preso de su miedo,
víctima del tiempo
que ha manchado un alma
de infelicidad.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

EL SIGNO DE LOS TIEMPOS

Son momentos extraños
para amar y sentir,
estamos perdidos en manos de locos
que nos llevan al fin
entre guerras absurdas,
perfectas excusas de gentes sin alma.
Sin más ley que las armas.

Nos rodean mentiras
disfrazadas de fe
mientras falsos profetas engañan al mundo
y nos hacen creer
que no existe un futuro cerrando entre muros
a los que se alzan

sin miedo a perder,
sin miedo a caer,
sin miedo a escapar,
sin miedo a pelear.

Es el signo de los tiempos
que nos toca vivir,
debemos resistir.
Es el signo de los tiempos,
quiero y puedo gritar,
no me iré sin luchar.

Han cambiado las reglas,
y somos marionetas que están,
viviendo deprisa, sin tiempo a soñar.

Ignoramos las reglas, no pedimos perdón,
ciegos y esclavos de nuestra ambición,

de nuestra obsesión,
de nuestra codicia,
de nuestra avaricia.

Música: Carlos Suárez, Miguel Fernández y Fernando Argüelles
Letra: Carlos Suárez y Txema Trinidad

Volver a discografía

PECADO INMORTAL (Acústica)

Hay un lugar en mis sueños,
un dulce exilio donde recorrer
los errores que los hombres pueden cometer.
Mi triste vida escrita en papel.

Sueño con almas en pena.
Libero sueños que no olvidaré.
Devorando tus pecados hoy encenderé
un nuevo hilo de luz y de fe.

Aquí estoy
esperando tu opinión.
Deseando que alguien me pueda alcanzar.
Aquí estoy
luchando contra Dios,
llevando mi pecado inmortal
un día más.

Hubo un tiempo
que vivía en libertad,
que las almas
lloraban soledad.

Tus mentiras
no me dejan dormir,
los errores hoy
los cometes por mi.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

POR PIEDAD

Ensayaron en ti toda la crueldad
eres un sacrificio sin terminar,
en tu espalda abrieron canales de sangre
que no alcanza a lavar el pecado del hombre.

En tus ojos se siente el dolor infinito
al ver a tus hijos pelear por instinto.
Pies y manos clavados en tu madero
me hacen cambiar el camino hacia tu cielo

Por piedad, no lo soporto
bájate de tu cruz.
Por tu amor, te lo suplico
bájate de esa cruz

Con diademas de púas premiaron tu amor,
tu lucha de clases fue la salvación.
La grandeza de tu reino se vive de un beso
eres hijo del espacio, oh padre, de mi universo.

Hoy puedo decirte
que tu muerte ha sido en vano.
Pues tus hijos
se matan con su propia mano.
Tu obra ha terminado
desclávate por favor,
perdiste la guerra,
el Horror
ya comenzó.

Luzbel, Álbum: Pasaporte al infierno

Volver a discografía

JERUSALEM

Desde el Jordán
Dios le hablo al hombre.
No mataras
oye Israel.
Tierra sin paz donde el creyente
en confusión
reclama poder.

Oh, arden los lirios
de Jerusalén.

Jerusalén ciudad marcada.
La espada cruel no se apartará.
De norte a sur truenan
sus montes
mientras su luz
se hace oscuridad.

Entre las tinieblas
planean la guerra
pueblos sin Mesías
e hijos del Corán.

Franja, autonomía
cuestión palestina.
Mientras se debaten
que sacrificar.

Siglos sin paz en medio oriente.
Combaten hoy política y fe.
No importará la vida y la muerte
lo que verás no es realidad.

Rata Blanca, Álbum: Entre el Cielo y el Infierno

Volver a discografía

MÉXICA

Oc ye nechca!.
Cae el pueblo tolteca, ha nacido el guerrero mayor,
Anazasis herencia de Puebla, venerado Xolotl,
y el Uey Tlatoani, hombre leyenda, del viejo Aztlán,
es quien a tomado el orden macro en esencia del Monte Albán.

Entre luchas y heridas, la gente sin rostro surgió,
serpiente emplumada, dios blanco,...oh!,
Quetzalcoalt!,...sobre el mar y en la tierra aun vives,
con la carne del tiempo gritas y gimes,
desde el centro del único mundo,...allí, en Meztliapán.

Azteca sin miedo, soy!,...grita el guerrero,
oh!!!,...el que nadie ha podido vencer,
oh!!!,...ser noble , roja piel,
grita sin miedo, Méxica, Méxica, Méxica.

Kraken, Álbum: Kraken IV - Piel de Cobre

Volver a discografía

Letras - "Mi Otra Mitad"

Mi Otra Mitad

MI OTRA MITAD

Hace tiempo atrás
te prometí una canción.
Quizás ya no te acuerdes
porque el destino nos separó.

Sigo estando aquí
y recuerdo cada día
aquellos tiempos de infancia
que ya jamás volverán.

Sé que estás en un reino de cristal,
donde al fin nace tu felicidad.
No hay fronteras que nos puedan separar,
porque tú eres mi otra mitad.

Tantos años llenos de ilusión,
entre libros, sin apenas
ver el sol de las mañanas...
y hoy al fin tu sueño se cumplió.

Tienes que dejarme presumir
de llevar tu misma sangre,
déjame ser tu profeta en la tierra
puesto que el cielo se te concedió.

Sé que estás en un reino de cristal,
donde al fin nace tu felicidad.
No hay fronteras que nos puedan separar,
porque tú eres mi otra mitad.

Sólo ahora, con esta canción
puede hablar mi corazón.
Me di cuenta de todo lo que perdí
cuando ya no estabas aquí.

Sé que estás en un reino de cristal,
donde al fin nace tu felicidad.
No hay fronteras que nos puedan separar,
porque tú eres mi otra mitad.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

2. MUERTE AL ALBA

Vuelve a llover, en tierras ya antes
manchadas con sangre de libertad.
Vuelve a nacer, un demonio que borra a su paso
el llanto de la verdad.

Eres el agua de un pueblo con sed,
eres el fuego que quema el poder.

Sueño otra vez tu rostro impasible ante el miedo
luchando por obtener
la libertad de aquellos que sudan la tierra
y no tienen para comer.

Eres el agua de un pueblo con sed,
eres el fuego que quema el poder.

Muerte al alba, pero aún vivir en los corazones
de los que luchan por tus convicciones
te hace ser inmortal.
Aún se escucha tu voz resonar entre las montañas
las que años atrás fueron tus aliadas
para encontrar la libertad.

Al fallecer
veo que mi sangre es roja y mi corazón también lo es.
Mi caminar
de Bolivia al cielo y del cielo también me quieren expulsar.

Sigues siendo la fuerza y la fe,
eres el fuego que quema el poder.
Muerte al alba, pero aún vivir en los corazones
de los que luchan por tus convicciones
te hace ser inmortal.
Aún se escucha tu voz resonar entre las montañas
las que años atrás fueron tus aliadas
para encontrar la libertad.
Vuelvo a caer
y aunque de rodillas me muera mi corazón seguirá en pie.
Sin decaer
hasta la victoria siempre he gritado y siempre lo haré.

Sigues siendo la fuerza y la fe,
eres el fuego que quema el poder.

Muerte al alba, pero aún vivir en los corazones
de los que luchan por tus convicciones
te hace ser inmortal.
Aún se escucha tu voz resonar entre las montañas
las que años atrás fueron tus aliadas
para encontrar la libertad.

Música: Luis Fernández
Letra: Txema Trinidad, Luis Fernández

Volver a discografía

3. ROSTROS EXTRAÑOS

En la ventana mirando está
busca una luz que le pueda aclarar
una vida pasada que nunca podrá recordar.

Miles de extraños diciendo estar
siempre a su lado queriendo ayudar.
Cientos de historias que olvidará,
el tiempo y su mente las devorarán.

Toda una vida que nunca podrá recordar.
Quiere despertar
de la soledad
y todos sus miedos matar.

Quiere comprender
lo que un día fue
ganarle al olvido ésta vez
la oportunidad de ser él un día más.

Cree que la muerte llamando está,
ú ltimos días o muchos quizá.
Se le escapan las horas
y no las podrá recordar.

Miles de caras rodeándole,
rostros extraños llorando por él.
Un alma en pena buscando está
una razón para continuar.

Cierra los ojos, ahora puede recordar.
Quiere despertar
de la soledad
y todos sus miedos matar.

Quiere comprender
lo que un día fue
ganarle al olvido ésta vez
la oportunidad de ser él un día más.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

4. SANTA COMPAÑA

Fue en una noche de muertos.
Quiso el destino hace tiempo atrás
que se perdiera en el bosque
la dama que a un pobre poeta robó el corazón.

Cerca ya de medianoche
el hombre impaciente en su busca salió,
hallando el cuerpo de su dama
sin vida y sin alma a la que declararle su amor.

Cuentan las gentes de ese lugar
que la compaña a la dama encontró y se la llevó.

Santa compaña, llévame a mi también,
es un frío destino vivir si ella no está junto a mí.
Prefiero morir, prefiero morir.

Dio sepultura a su dama
y de rodillas al cielo juró
ser víctima de la compaña,
" No me importa morir mientras la vuelva a ver".

Fueron pasando los días
y el triste poeta encerrado esperó
la noche de los difuntos
en la que se armó de valor y hacia el bosque partió.

Sólo seguía a su corazón
y en el lugar donde ella murió, allí le esperó.

Santa compaña, llévame a mi también,
es un frío destino vivir si ella no esta junto a mí.
Prefiero morir, prefiero morir.

Pobre condenado a muerte
decían las gentes al verle pasar.
Pero el hombre sonreía,
por fin con su amada estará toda la eternidad.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

5. A LA SOMBRA DEL CIPRÉS

Cuando era niño
mi madre me contó
la historia de un hombre
que murió.

Fue en un frío día,
el otoño le llevó
a hacer compañía
a Dios.

Cielo gris y luna negra
porque ese día
hasta el viento lloró
la ausencia de tu vida
y de tu amor.

A la sombra del ciprés
se entierran recuerdos
y sueños del ayer.
A la sombra del ciprés,

testigo en silencio
del tiempo, y tal vez
te pueda ir a cantar
esta humilde canción
a la sombra del ciprés.

Como pasa el tiempo...
pero no hay ningún día

sin que alguien me cuente
cosas sobre ti.

Miro al firmamento
y pregunto a las estrellas
acerca de los tiempos
que han de venir.

Siempre la misma respuesta
dicen que al cielo
te vas al morir
y espero que no mientan
sólo por ti.

A la sombra del ciprés
se entierran recuerdos
y sueños del ayer.
A la sombra del ciprés,
testigo en silencio
del tiempo, y tal vez
te pueda ir a cantar
esta humilde canción
a la sombra del ciprés.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

6. LA LANZA DEL DESTINO

Ya no respiraba en la cruz
y un soldado se le acercó
"Que baje a salvarte tu dios,
que yo tengo a mi propio señor".

Alzó su mortal estandarte
y ahondó con su hierro a Jesús,
la sangre de Cristo brotó

y la lanza en reliquia erigió.
Desde entonces fue la obsesión
de todo rey y emperador
poseerla sería la gloria,
invencible ante el mundo y ser Dios.

Su leyenda creció
a lo largo del tiempo,
muchos fueron los hombres
que un día quisieron probar su poder.

En tu filo forjaste el destino de la humanidad.
Fuiste bañada en la sangre de cristo,
por ti matarán.
Puede que alguien
te quiera volver a aclamar
el tiempo nos lo dirá.

Durante siglos pasaste
de mano en mano
como la falsa moneda.

Fuiste fiel a Carlomagno,
a Napoleón ayudaste
a alzarse emperador.

Desde entonces fue la obsesión
de todo rey y emperador
poseerla sería la gloria,
invencible ante el mundo y ser Dios.

En tu filo forjaste el destino de la humanidad.
Fuiste bañada en la sangre de cristo,
por ti matarán.
Puede que alguien te quiera volver a aclamar,
el tiempo nos lo dirá.

Al fin la dejaron dormir
y la lanza en silencio esperó.
Un día Polonia tembló
y en las manos del odio se alzó.

Que rece quien sepa rezar
que la lanza aún nos puede llevar
a nuestra total destrucción
si algún loco la va a despertar.

Desde siempre fue la obsesión
de todo rey y emperador
poseerla sería la gloria,
invencible ante el mundo y ser Dios.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

7. RECUERDOS DE LA ALHAMBRA

Música: Francisco Tárrega
Arreglo Tapping bajo: Miguel Fernández

Volver a discografía

8. CARTA DE UN SOLDADO

Fuego se alza allende el mar
madre, parto a luchar.
Niños llorando en la oscuridad
la guerra es su segundo hogar.

Nadie quiere morir.
Algunos quieren matar,
luego reir, luego brindar.

Llevo tu risa en mi corazón
el viento me deja oir tu voz.
Hoy disparé sin ninguna razón,
madre te pido perdón.

El hombre me pidió clemencia
llevaba en sus manos una foto
cuando en mis brazos murió.

Madre
el próximo puedo ser yo.
Madre
ya soy asesino, te pido perdón.

En sus ojos vi
las lágrimas de un hermano.
Que Dios castigue mi ser
por manchar con su sangre mis manos.

Nunca mi conciencia me permitirá
mirar al pasado sin llorar.
Madre, prefiero morir aquí
con esto no puedo vivir.

¿Quién tiene en sus manos mi destino?
¿ Quién es el que decide quiénes vamos
a la guerra a morir?

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

9. TU DIOS

Vives en un mundo artificial.
Sufre, sólo de paso estarás,
y así engañarán
a todos los fieles que un día entenderán
que su lealtad
es un alto precio que nunca podrán disfrutar.

Hablas, mientes y crees predicar.
Juzgas para poder condenar

a aquellos que son felices
si tienen distinta opinión.
Me crees pecador
mas siglos de historia demuestran que tu eres peor.

No creo en tu dios
ni en el cielo ni tampoco en el infierno.
Tus hijos están
cansados de tanto comprar la eternidad.

Lucho por a los míos ayudar.
Sangre, ese es el precio a pagar
y no bastará
pues es el dinero el que ha de comprar
el santo perdón
de aquellos que tienen para comprar su salvación.

No creo en tu dios
ni en el cielo ni tampoco en el infierno.
Tus hijos están
cansados de tanto comprar la eternidad.

Miro al cielo y puedo ver
mil estrellas a mis pies,
pero sabré que allí nunca llegaré.

Lucharé por mil locuras,
lucharé por mil mentiras,
pero esta no,
te lo digo porque yo
no creo en tu dios
ni en el cielo ni tampoco en el infierno.
Tus hijos están
cansados de tanto comprar la eternidad.

Música y Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

Letras - "Vendaval"

Vendaval

1. VENDAVAL

Instrumental

Música: Vendaval

Volver a discografía

2. ÍTACA

Sueño que ya jamás podré volver.
Jamás.
Triste camino hacia el mar
sin mirar atrás
pero mi corazón aún recuerda
que en las noches
la miseria y el dolor
unen fueras al tormento
en batalla contra la razón.

Quiero morir
donde nací,
en mi tierra estaré
aunque sea para fallecer.

No sé por qué, pero no quiero dejar de creer
que mi pueblo aun me lleva en su corazón.
Les soy fiel.
Viajo a un lugar donde el color de mi piel no es legal
y la suerte nunca me acompañará.
No lo hará.

Pero el tiempo hizo a mi pueblo llorar.
Yo solo busco el sustento, lo que nadie a mí me pudo dar.

Quiero morir
donde nací,
en mi tierra estaré
aunque sea para fallecer.

Nunca pensé en acabar
justo antes de empezar.
En quedarme a las puertas de ese lugar.
¿Dónde está?
Quiero vivir, quiero luchar
y llegar hasta allí,
como a todos los míos les prometí.
Es el fin.
Pero el tiempo hizo a mi pueblo llorar.
Yo solo busco el sustento, lo que nadie a mí me pudo dar.

Quiero morir
donde nací,
en mi tierra estaré
aunque sea para fallecer.

Música: Luis Fernández
Letra: Luis Fernández y Txema Trinidad

Volver a discografía

3. VOLVER A NACER

Siento miedo,
el viento trae el llanto de la soledad,
las almas del infierno guardan un lugar para mí.
Es el fin.

En mis sueños
la muerte me señala y ríe porque fui,
tal vez, quien más trabajo le proporcionó.
Y ahora viene a por mí.

No voy a acabar aquí, aún quiero vivir.
Aún ardo en deseo de vivir y soñar.

Y luchare hasta el fin,
porque nadie va a hacerlo por mí.
Y volveré a sentir, a llorar por los que perdí,
a soñar con la eternidad,
a brindar con los que sufrí por la libertad.

Hace tiempo
la puerta del olvido se cerró ante mí,
guardando los recuerdos de mi juventud,
pero quiero seguir.

Mi cuerpo es el guarda fiel de mi voluntad.
Aún ardo en deseo de vivir y soñar.

Y luchare hasta el fin,
porque nadie va a hacerlo por mí.
Y volveré a sentir, a llorar por los que perdí,
a soñar con la eternidad,
a brindar con los que sufrí por la libertad.

Mi cuerpo es el guarda fiel de mi voluntad.
Aún ardo en deseo de vivir y soñar.

Y luchare hasta el fin,
porque nadie va a hacerlo por mí.
Y volveré a sentir, a llorar por los que perdí,
a soñar con la eternidad,
a brindar con los que sufrí por la libertad.

Música: Luis Fernández
Letra: Luis Fernández y Txema Trinidad

Volver a discografía

4. EL PUENTE DEL AHORCADO

Quiso reinar
y a todos los pueblos humilló
con su espada y su valor,
con su ambición y su poder.
Los hombres temblaban al oír su voz
y creían que era un dios.

Pero al volver a su hogar,
allí se encontró
un entierro y una carta de adiós.
Ni su espada ni su fuerza le sirvió.

No pudo aguantar el dolor.
Con ella enterraba su corazón, su honor, su valor...
Así que la vida se quitó
en el puente del ahorcado.

Y en un lugar,
dos tumbas unidas bajo el sol,
a la orilla del mar,
recuerdan a aquel
que se mató por lealtad,
por amor a una mujer.

Pero al volver a su hogar,
allí se encontró
un entierro y una carta de adiós.
Ni su espada ni su fuerza le sirvió.

No pudo aguantar el dolor.
Con ella enterraba su corazón, su honor, su valor...
Así que la vida se quitó
en el puente del ahorcado.

No pudo aguantar el dolor.
Con ella enterraba su corazón, su honor, su valor...
Así que la vida se quitó
en el puente del ahorcado.
En el puente del ahorcado.
En el puente del ahorcado.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

5. GUERRA CIVIL

No creía en leyendas, en naciones ni en banderas.
Así que su puño alzó y salió a buscar su libertad.

No excluyó la opción de morir, ni tampoco de matar.
La historia se escribe con sangre y con sangre se ha de firmar.

No muy lejos de allí, trabajando en la gran ciudad,
su hermano en armas se alzó, pero en otro color, con otro ideal.

Separaron su camino.

Disparar
sin mirar a quien vas a matar.
No pensar
que en el fondo del alma un recuerdo te va a hacer llorar.
Guerra Civil.

Oculto en la niebla de un monte, esperando el anochecer,
el hambre vestía su cuerpo y el frío mataba su voluntad.

Fue en mitad de una noche de abril, sin quererlo se durmió
y preso esperó a que el silencio del alba dejase gritar un fusil.

Fueron presa del destino.

Disparar
sin mirar a quien vas a matar.
No pensar
que en el fondo del alma un recuerdo te va a hacer llorar.
Guerra Civil.

Atado y mirando hacia el frente, vio a su hermano en el pelotón
Llorando cayo de rodillas, igual que vivió, así fue como murió.

Fueron presa del destino.

Disparar
sin mirar a quien vas a matar.
No pensar
que en el fondo del alma un recuerdo te va a hacer llorar.
Guerra Civil.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

6. CADA AMANECER

Corazón, late otro día más.
Es largo el camino y fría la tierra
en la que nos tocó luchar.
Miro atrás, recuerdo cuando empecé.
Según voy creciendo estoy viendo a la
gente que me quiere ver caer.

Pero aún sigo aquí,
solo el tiempo me podrá vencer.

No cambiarán mi forma de ser.
Yo elijo el destino y el rumbo de mi libertad
cada amanecer.

Puedes ser aquello que puedas soñar.
Que nadie te diga que tienes que hacer
o como pensar.
Sigue fiel a tu voluntad.
No dejes que el mundo acapare tus sueños
y empieza a volar.

Y conseguirás
que tus sueños se hagan realidad.

No cambiarán mi forma de ser.
Yo elijo el destino y el rumbo de mi libertad
cada amanecer.

Puedo elegir y puedo opinar.
Quiero apostar en mi vida y ganar.

Al llegar la hora de la verdad,
tendré en mi recuerdo a viejos amigos
que me fueron a ayudar.

Y aprendí, en lo que hasta ahora viví,
que cuando el destino te pone a prueba
se trata de resistir.

Puedes verme en pie.
Solo el tiempo me podrá vencer.

No cambiarán mi forma de ser.
Yo elijo el destino y el rumbo de mi libertad
cada amanecer.

Música y Letra: Luis Fernández

Volver a discografía

7. SIN PERDÓN

Siento de veras no oír tu perdón.
No tengas miedo cuando diga adiós,
porque se acabó.
El daño nos lo hacemos los dos.
Miro a tus ojos y aún siento calor,
pero mi herida está en el corazón.
Por qué has de llorar
si tu llanto no tiene razón.

Y la distancia es la solución.
Para ti no hay perdón.

Hoy se acabaron mis males.
No volverás a engañar.
Pierdes el tiempo pidiendo perdón,
porque ha llegado el fin de tu traición.
Crees que mi vida puedes controlar,
pero has jugado y no vas a ganar.

Piensa las cosas, deja de llorar.
Es ya muy tarde para perdonar.
Hablas de sufrir.
Como siempre, piensas solo en ti.
Suelta mi mano, que te vaya bien.
No me presiones, pues no cederé.
Tus lágrimas son
prisioneras de una traición.

Y la distancia es la solución.
Para ti no hay perdón.

Hoy se acabaron mis males.
No volverás a engañar.
Pierdes el tiempo pidiendo perdón,
porque ha llegado el fin de tu traición.
Crees que mi vida puedes controlar,
pero has jugado y no vas a ganar.

Y tu vida se acabó,
humillaste mi honor
en busca de tu suerte.
Fuiste la mano de Dios
en un juego de azar
y al infierno te fuiste.

Música: Fernando Argüelles y Luis Fernández
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

8. EL SUEÑO DE LOULIA Y JAROMIL

Instrumental

Música: Luis Fernández

Volver a discografía

9. NÉCTAR

Siempre luchando
Contra quien me intenta herir,
Contra unos medios
Que se olvidan de mí
Pero no me rendiré, ese es mi defecto,
Condenado a muerte siempre estaré,
Pues mi muerte se anuncio repetidas veces,
Como fénix siempre he vuelto a nacer.

El néctar de la victoria has de servir
En cáliz de sacrificio

Nací en el fuego
Y en el hielo me crié
Puedo ser duro
Pero tierno a la vez
Hijo de la tierra soy,
Hijo de los cielos,
Vivo en el metal que un día yo forje
Nunca quise predicar
Y ningún dios adorar,
Mi camino se construye al caminar.

El néctar de la victoria has de servir
En cáliz de sacrificio

Y aquí me encuentro,
Luchando por subsistir,
Siendo el tesoro
Que aun esta por descubrir.
Luchando por la razón,
Disparando al corazón
De quien nunca en su seno me admitió.
Pero muy a su pesar
Continúo con mí andar
Si me paro, otro por mi seguirá.

El néctar de la victoria has de servir
En cáliz de sacrificio

Música: Fernando Argüelles
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

10. PADRE

No pudo ser.
Yo escogí un camino al andar.
No, padre, no insistas más.
Y lucharé hasta encontrar
un buen lugar en el que acabar.

Quisiste ver todos tus sueños cumplidos en mí.
Tu error mas común: no creer que esto lo hago por ti.

Llora mi sangre al ver
que he caminado sin ser
como tú.

Hoy he aprendido a vivir,
A volar solo sin ti,
Y volare hasta caer,
En tu regazo otra vez.

Quisiste ver todos tus sueños cumplidos en mí.
Tu error mas común: no creer que esto lo hago por ti.

Llora mi sangre al ver
que he caminado sin ser
como tú.

Llora mi sangre al ver
que he caminado sin ser
como tú.

Música: Luis Fernández
Letra: Txema Trinidad

Volver a discografía

11. FUEGO PROHIBIDO

Me perdí en ti,
en tu forma de hablar.
Y yo intentándote atrapar,
siempre flirteando,

Dura como una roca,
esperando una decisión.
Y tú, a sangre fría, pasabas de mí.

A mi alrededor yo estaba loco por tu amor
y te quedaste un trozo de mí.

Virgen de lona azul,
eres fuego prohibido,
una fuerte sensación,
una tentación.
Algo marchó mal, lo sé.
Se murió una flor entre metal.
Rompió el encanto de la noche entre vátios
y poco a poco se fundió.
Y la puedes ver siempre tras de ti, cuando la necesites.

Me perdí en tu forma de decir,
en el fuego de tu piel, en tu mirada.
Siempre a mi alrededor, como un fantasma,
sin encontrarte.

Siento una fuerte sensación
que hace sentirme lleno.
Virgen de lona azul,
fuego prohibido.
Noche tras noche intento llegar a ti.

Mi guitarra me habla de algo más,
me hizo encontrar tu espejismo.
Se fundió una flor entre metal.
La puedes observar en el ambiente.

Siento una fuerte sensación
que hace sentirme lleno.
Virgen de lona azul,
fuego prohibido.
Noche tras noche intento llegar a ti.

Música y letra: Carlos Pina y J.A. Casal

Volver a discografía

Copyright © 2013 Vendaval - Todos los contenidos son propiedad de Vendaval.
Diseño web: Mario Herrero.